Paula Puebla, vecina de Santa Rita y escritora

Paula Puebla redacta artículos en distintos medios sobre política y sociedad y “Una vida en presente”, su primera novela, tuvo enorme repercusión y éxito debido a la profundidad de su protagonista. Es parte de una presencia de jóvenes creadores que eligen esta zona para residir.

Fotografía: Sergio Scagnetti


Por Juan Manuel castro

Hay artistas y figuras públicas cuya obra o legado marca y expone una época. En el caso de la vecina y escritora Paula Puebla, esa acción se realiza a dos tiempos. Por un lado, su trabajo permite reflexionar sobre la sociedad contemporánea.

Por el otro, ella misma es parte de una presencia de jóvenes creadores que eligen esta zona para residir, en este caso en el barrio de Santa Rita, que también se inscribe en un tiempo y contexto particular en la zona, que incluye a Villa General Mitre y alrededores. Se ha convertido en el hogar de una nueva camada de artistas que eligen estas calles para vivir, lejos del paradigma microcéntrico o palermitano.

Esta acción genera indefectiblemente un ida y vuelta, una identidad con el territorio, sus tiempos y paisaje. Dentro de la Ciudad de Buenos Aires el caso más reciente que se puede estudiar es el de Chacarita. Hace menos de una década era lo que a fines del siglo XX implicaba Palermo: un sitio de talleres, casas bajas, calles oscuras, para muchos un lugar de paso.

Primero en Palermo y luego Chacarita, se generó un proceso donde abrieron espacios culturales, donde mucha gente empezó a elegir esas cuadras para vivir, donde el paisaje urbano incorporó una nueva dinámica.

A nivel local esto puede percibirse en la apertura de nuevos espacios culturales. Ejemplo de ello es la reciente apertura de la Biblioteca Inclusiva, tal como había informado este medio.

Asimismo, mucha de la gente que viene a vivir en estos barrios genera un sentido de pertenencia que dinamiza hechos culturales o sociales. Es el caso del grupo de vecinos y gestores que crearon el proyecto Santa Mitre, uno de los proyectos elegidos en 2019 en Barrios Creativos, convocatoria del Ministerio de Cultura porteño.

De modo similar, en julio de este año en la víspera del aniversario 131 de Santa Rita la Agenda Cultural de Villa Santa Rita convocó a vecinos y vecinas a compartir fotografías caseras y antiguas para luego exhibir en el segundo Festival Santarritense. Su objetivo era empezar a construir de forma colectiva un archivo histórico del barrio, contado desde los propios vecinos.

Tomando el caso de Puebla como disparador, se aprecia que estos barrios están en movimiento constante y ello es gracias a sus vecinos y fuerzas vivas, los cuales constituyen místicas y pertenencias que enriquecen la vida e historia de estos territorios.

Su obra…

Hay varias formas de ingresar en el mundo y el pensamiento de Puebla, nacida en Berazategui en 1984, Especialista en Gestión Estratégica de Diseño (FADU-UBA) y tallerista de escritura narrativa junto a Mariana Skiadaressis.
Muchos llegan a ella por su actividad constante en redes sociales, en particular Twitter (@Pepuebla) donde deja al descubierto parte de sus pensamientos políticos y sociales, los cuales luego se ven reflejados en su obra literaria y periodística.

También son usuales las publicaciones de textos suyos en diversos medios de prensa, destacándose perfiles de figuras políticas en el sitio web El Canciller. Otros espacios donde suele colaborar son Nación Trabajadora o El Diario AR.

Su voz ha sido valorada sobre todo en contextos donde se debatía sobre la legalización del aborto, las nuevas manifestaciones feministas, los escraches a personas vinculadas a hechos de violencia de género, el uso de redes sociales, entre otros tópicos.

Si bien el trabajo de Puebla era valorado y divulgado, logró una gran visibilidad cuando en 2018 publicó su primera novela “Una vida en presente” con el sello independiente 17 Grises (17G).

De hecho, fue un fenómeno en sí mismo: agotó la primera edición el mismo día en que se llevó a cabo el acto de presentación, dando lugar a sucesivas reimpresiones. Además, fue seleccionada en ese entonces por la Secretaría de Cultura de la Nación para integrar el stand argentino en la Feria del Libro de Frankfurt.

La protagonista del libro es María Guevara, una escort que tiene de clientes a hombres de clase alta. El fuerte de la obra es cómo se constituyen las experiencias y los vínculos entre los personajes.

“Hubo un ejercicio de observación de los vínculos que sostienen ciertos hombres con las mujeres, que son los que pueden y son capaces de sostener. Por eso me interesaba plasmar ese desastre, esa inconexión entre el deseo y la acción, entre la acción y las convicciones, entre el deber y el querer”, indicó Puebla a Ámbito a los pocos meses de publicación del libro.

“Me parece que construir retratos así de la masculinidad está bueno, porque nunca es demasiado poco lo miserable que una persona puede llegar a ser. Pero también exploré la miseria en los personajes femeninos, como la protagonista y su hermana, para averiguar qué pasaba debajo de todas esas telas importadas y de una madre de familia bien”, añadía.

La construcción de una protagonista que detenta el poder, toma decisiones por fuera del binomio bien-mal y otras características causaron interés en los lectores. Muchas críticas especializadas indicaban que el personaje se alejaba de estereotipos contemporáneos y eso explicaba parte del suceso que fue la publicación de “Una vida en presente”.

“Uno de mis principales objetivos fue construir un personaje femenino que no fuera ni víctima ni sumisa, que rompiera con los estereotipos literarios románticos que hay sobre las mujeres, de la mina sufrida, abandonada. Es atractiva, erotizante, sensual. Pero quise hacerla jodida y por momentos resulta muy espesa, impenetrable”, reconoce la propia autora.

Con ese momentum en la escena literaria, Puebla al año siguiente publicó con el mismo sello el libro de ensayos “Maldita tu eres”. “La profunda incisión que realiza la escritura de Paula Puebla en la “pancartización” de los discursos dominantes sobre el sexo, la tecnología, el amor y el capitalismo, hiere al sentido común de la manera que más le duele: invitándonos a salir de la zona de confort propuesta por la literatura y el periodismo que hegemonizan los discursos sobre las angustias de la vida cotidiana”, reflexionan en la editorial 17G.